La Neurolosemana1gía es la rama de la Medicina que se encarga de la investigación, estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que tienen su asiento en el Sistema Nervioso Central, conformado por el encéfalo y la médula espinal, o en el Sistema Nervioso Periférico en el que se incluyen las patologías del nervio periférico propiamente dichas junto a las de la
placa neuromuscular y el músculo. Es una especialidad compleja, dado que detrás de un mismo síntomas pueden esconderse enfermedades muy dispares, algunas de ellas realmente graves.

Además trata patologías que afectan mucho la calidad de vida de los paciente y en las que es fundamental un tratamiento adecuadamente diseñado, que no solo mejore a los pacientes, sino que además los efectos secundarios no mermen su actividad. Este equilibrio es fundamental y permite a los pacientes integrarse en una vida normal.

Por otro lado otra patología conlleva la necesidad de un diagnóstico precoz y actuar con celeridad de cara a evitar complicaciones a largo plazo. El que los pacientes sean capaces de reconocer síntomas de aviso del ictus es básico, por ejemplo.

 

Diagnóstico y tratamiento en la consulta:
En la consulta se suelen manejar habitualmente pacientes con dolor de cabeza o cefaleas ( como la migraña, cefalea tensional, cefalea en racimos, u otras menos habituales como la numular, epicranea fugax, cefalea por el esfuerzo,…) y neuralgias (neuralgia del trigémino, …). En ocasiones el aspecto fundamental es el diagnóstico y excluir otras causas que produzcan la cefalea.

Otra de las patologías que se manejan habitualmente es la Epilepsia donde el diagnóstico inicialmente es básico y el tratamiento debe buscar el menor número de efectos adversos posibles. Actualmente en algunos pacientes recurrimos a la politerapia racional.

Con frecuencia los pacientes consulta por problemas de memoria y es fundamental distinguir entre las  demencias (enfermedad de Alzheimer, deterioro cognitivo incipiente, …), pacientes con deterioro cognitivo leve u otras enfermedades que cursando con fallos de memoria requieren un tratamiento específico, como los déficit de vitaminas,…

Muy importante es un adecuado tratamiento de los pacientes con enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento (temblor, distonía, parkinsonismos secundarios y síndrome de piernas inquietas). Aquí el adecuado manejo de los fármacos marcará el pronóstico y evolución de los pacientes, y es fundamental un diseño adecuado del mismo y un manejo dinámico del paciente.

Control y prevención secundaria de la patología cerebrovascular (ictus isquémicos, patología carotídea, …), par evitar que recurran y planteando una adecuada rehabilitación.

Síntomas neuro-oftalmológicos (visión doble, neuritis ópticas, …). Muchos síntomas como la visión doble o la pérdida de visión tienen un origen neurológico y es fundamental hacer una adecuada aproximación diagnóstica y terapéutica al paciente. Cuadros como el síndrome de Charles-Bonnet o la nieve visual (visual snow) pueden tratarse y mejorar a los pacientes.

Mareos, vértigo, alteraciones del equilibrio y trastornos de la marcha, todos son síntomas altamente incapacitantes con un tratamiento específico para cada enfermedad causante. Por este motivo el adecuado diagnóstico del paciente es absolutamente fundamental y dirigir el tratamiento. Desde maniobras para mejorar al paciente, hasta en ocasiones, la necesidad de un abordaje quirúrgico.

Un cuadro frecuente pero socialmente problemático es la parálisis facial, se debe plantear un adecuado diagnóstico diferencial y establecer el tratamiento y otras patologías agudas del nervio periférico (herpes zóster, …) el dolor puede ser el protagonista y un tratamiento precoz del mismo podría ser importante para modificar la evolución.

Enfermedades de la médula espinal (mielopatías) y de las neuronas motoras (esclerosis lateral, …) donde el diagnóstico es la consecuencia de la sospecha clínica y una adecuada selección de las pruebas diagnósticas.

Enfermedades del nervio periférico (polineuropatías, …) o de la unión neuromuscular (miastenia gravis, …), pueden cursar con dolor, pérdida de fuerza, cansancio o alteración de la sensibilidad. En ocasiones se trata de cuadros complejos y el diagnóstico es la única manera de llegar a un tratamiento correcto.

Una patología frecuente y en ocasiones incapacitante son los trastornos del sueño (narcolepsia, síndrome de apneas del sueño, …), la somnolencia diurna puede implicar un riesgo para el paciente, o el insomnio ser un problema en si mismo.

Otras patologías neurológicas subagudas o crónicas (hernia de disco, estenosis de canal, …) que suelen cursar con dolor, hormigueo y pérdida de fuerza.

Asistencia en Hospital:

  • Asistencia terapéutica ambulatoria:
    Patologías o problemas neurológicos que precisen de la administración de medicación parenteral (por vena) durante sólo unas horas. A modo de ejemplo:
    Administración de esteroides en brotes de esclerosis múltiple.
    Administración de inmunoglobulinas en enfermedades neurológicas inmunomediadas (polineuropatías, miastenia gravis, …).
    Tratamiento de migraña crónica o status migrañosos.
  • Hospitalización Convencional
    Patología neurológica que precise técnicas diagnósticas (punción lumbar, …) o procedimientos terapéuticos en régimen de ingreso hospitalario. A modo de ejemplo:
    Patología cerebrovascular aguda, tanto isquémica (ictus) como hemorrágica (hemorragia cerebral), episódica (accidente isquémico transitorio) o establecida
    Infecciones sistema nervioso central (meningitis, encefalitis, …).
    Procesos inflamatorios agudos del encéfalo o de la médula espinal (brotes de (esclerosis múltiple, mielitis agudas, …).
    Patología aguda de sistema nervioso periférico (síndrome de Guillain-Barré, …).
    Descompensación de patologías de base conocidas (estado migrañoso, estado epiléptico, …).
    Procesos neoformativos cerebrales (gliomas, otros tumores cerebrales, …).
    Otras patologías neurológicas que hagan precisa la hospitalización (síndrome confusional agudo, …).
    Estudio de pacientes candidatos a técnicas intervencionistas (estimulación cerebral profunda, cirugía de cefaleas refractarias, cirugía de la epilepsia, …).