DOLOR NEUROPÁTICO

La neuralgia del trigémino se caracteriza por ataques de dolor facial paroxístico, como un calambre o latigazo, breves, de segundos, pero repetitivos, que afecta a una o varias ramas del trigémino, generalmente en la parte inferior de la cara. Nunca cruza al otro lado y suele respetar la lengua. Puede desencadenarse por estímulos diferentes (comer, hablar, afeitarse…) o un simple roce en zonas “gatillo” (a nivel peri o intraoral). Existe múltiples tratamientos y casos reveldes se recurre a la cirugía.

Posiblemente la causa más frecuente de dolor neuropático sea la hernia discal. La hernia al comprimir una raíz produce una radiculopatía (conocida habitualmente como ciática), con un dolor intenso en la región que lleva la sensibilidad de dicha raíz.

Algunos pacientes presentarán dolor y hormigueos en los miembros inferiores cuando deambulan o hacen esfuerzos. La causa más frecuente de esta “claudicación” es habitualmente vascular, arterias estrechas que no aportan suficiente sangre, pero en otras ocasiones son debidas a un problema neurológico y lo conocemos como claudicación neurógena. La estenosis del canal lumbar es una de las causas de dicha claudicación.

En ocasiones el virus de la varicela puede manifestarse en los adultos brotando en la región de una raíz constituyendo lo que conocemos como zoster o “culebrilla”. Este cuadro doloroso puede persistir en el tiempo. El dolor neuropático que produce es áltamente incapacitante. Los tratamientos en la fase inicial con antivíricos y el tratamiento del dolor neuropático son fundamentales para mejorar al paciente.

Un cuadro complejo es la fibromialgia, pacientes con dolor muscular marcado que pueden asociar otros síntomas como mareo, cefalea alteración de la memoria. Estudios recientes lo relaciona con una neuropatía de fobra fina. El tratamiento debe ser individualizado.

DOLOR FACIAL

Un adecuado diagnóstico de los síndromes de dolor facial implica el conocimiento neuroanatómico que nos permita delimitar los síndromes. En estos casos la exploración neurológica detallada es fundamental en el diagnóstico diferencial y excluir patologías graves.

Hipoestesia o anestesia dolorosa, persistente, en el territorio de distribución del nervio trigémino o en una de sus ramas o de los nervios occipitales. La anestesia dolorosa está relacionada con frecuencia con un trauma quirúrgico de los nervios o del ganglio trigeminal, provocada frecuentemente tras una rizotomía o una termocoagulación terapéutica por una neuralgia del trigémino clásica.

Dolor facial persistente puede iniciarse por una cirugía o un traumatismo facial, dientes o encías, pero persiste sin ninguna causa local demostrable. El dolor facial alrededor del pabellón auditivo o la sien puede preceder a la detección de una cáncer de pulmón ipsilateral.

El término odontalgia atípica ha sido aplicado a un dolor continuo en los dientes, o en el lecho dejado por un diente después de una extracción, en ausencia de una causa dentaria identificable

También podemos hablar de rinalgias y oftalmodinias si el dolor se localiza en la raiz nasal o en el ojo.
La rinalgia idiopática es un síndrome estereotipado de dolor en la raíz nasal no debido a compresión externa (gafas,..) La oftalmodinia es un cuadro de dolor perorbitario no debido a otras causas

Síndrome de boca ardiente o quemante suede estar limitado a la lengua (glosodinia). Puede asociarse a sequedad de boca, parestesias y trastornos del gusto. Se deben descartar inicialmente causas metabólicas y carenciales.

El síndrome de la oreja roja es una entidad bien conocida. Relacionada con la migraña es una entidad que en ocasiones puede presentar una duración larga y generar molestias con el tácto. El bloqueo anestésico es una opción terapéutica