La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y a la médula espinal. La mielina, la sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada por nuestras propias células defensivas y entonces la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida. Esto hace que el paciente presente síntomas neurológicos que afectan a distintos sistemas.

De esta manera el paciente puede presentar pérdida de visión en un ojo por unaneuritis óptica, alteración del equilibrio, visión doble, hormigueos o partes del cuerpo dormida o pérdida de fuerza. El paciente puede mejorar espontáneamente y tras un tiempo presentar un nuevo brote.

En función de la temporalidad y el grado de recuperación la dividimos en:

  • Remitente-recurrente (EMRR): se caracteriza por brotes que se repiten cada cierto tiempo y que a medida que se repiten van produciendo diferentes grados de síntomas residuales. Es la forma más común al inicio, si bien muchos pacientes evolucionan posteriormente a una forma secundariamente progresiva.
  • Primariamente progresiva (EMPP): en estos pacientes los síntomas progresan desde el inicio de la enfermedad, con algún período ocasional de estabilidad y menor discapacidad. Presentan deterioro funcional progresivo desde el inicio, no presentando exacerbaciones. Esta forma suele tener una edad de presentación más tardía y una mayor discapacidad. Representa el 10% de los casos al inicio de la enfermedad
  • Secundariamente progresiva (EMSP): la enfermedad se inicia en forma de brotes, como una remitente-recurrente, para después adoptar un curso progresivo. Es la responsable del mayor grado de discapacidad.
  • Progresiva-recurrente (EMPR): estos pacientes presentan un curso progresivo con ocasionales exacerbaciones.

Actualmente existen muchos tratamientos y se trata de controlar a nuesto paciente para evitar que presente déficit.

ENFEREMEDAD DE DEVIC

La neuromielitis óptica, también conocida como síndrome de Devic, es una enfermedad desmielinizante que afecta en su forma típica de forma exclusiva al nervio óptico y a la médula espinal, y consiste en una combinación de neuropatía óptica bilateral y mielopatía cervical. No existe afectación desmielinizante de otros territorios, al menos en la forma típica de esta entidad.