Los ictus son una patología neurológica frecuente y grave. Su atención inmediata en un centro con un adecuado equipo de neurología que disponga de fibrinolisis, unidad de ictus y de posibilidad de rescate intraarterial mejora claramente el pronóstico. En España se han ido constituyendo unidades de ictus en la mayoría de las comunidades autónomas y mediante el código ictus se trasladan precozmente los pacientes a estos centros.

Las recomendaciones de la NIH son muy útiles y están en castellano.

En Estados Unidos se difunde su conocimiento mediante la frase:

GIVE ME FIVE ó ACT FAST

Resume los siguientes puntos que son básicos para la detección precoz de esta patología

  • Hacemos al paciente sonreir y vemos si se desvía la boca
  • Le decimos que levantes los brazos y vemos si claudica
  • Le hacemos hablar y vemos si pronuncia mal, no puede emitir palabras o cambia unas por otras
  • Actuamos rápido llamando al 112 y comentamos que estamos frente a un posible ictus.

 

En castellano propongo para que reconozcamos por la calle el ictus la regla nemotécnica:

BOLERA

  • BOCA: Mirar la boca, hacer sonreir al paciente y ver si se desvía
  • OJOS: Ver si el paciente ve bien por ambos lados movimiento nuestras manos
  • LENGUAJE: Hacerle hablar y ver si el lenguaje es normal o está alterado
  • EXTRMIDADES: Mirar si las fuerza de las extremidades (brazos y miernas) es normal y si las nota como dormidas
  • RAPIDEZ: Llamar rápidamenta
  • AMBULANCIA: A la ambulancia

Realmente lo que es crucial es la necesidad de actuar rápido si presentamos un episodio brusco de pérdida de fuerza, alteración del lenguaje o habla, pérdida de visión, desviación de la comisural oral, inestabilidad, hormigueos por el cuerpo o cefalea de instauración brusca.

Más consejos en las recomendaciones del JAMA sobre el AIT o la hemorragia cerebral,  en la guía práctica para después del ictus o en los videos editados por osakidetza.