Áreas

 Área de trastornos de sueño

Evaluación integral de los pacientes con trastornos del sueño, insomnio o somnolencia. Síntomas importantes que con un buen estudio se pueden solucionar permitiendo al paciente incorporarse, de nuevo, a una vida normal.

Hay más de cien trastornos diferentes de sueño y de vigilia, que se pueden agrupar en cuatro categorías, según Medline, un servicio de datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Las cuatro grandes áreas de los trastornos para dormir son: problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido (insomnio), problemas para permanecer despierto (somnolencia diurna excesiva), problemas para mantener un horario regular de sueño (problema con el ritmo del sueño) y comportamientos inusuales durante el sueño (conductas que interrumpen el sueño).

El insomnio incluye dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormido y los episodios pueden aparecer y desaparecer, durar entre 2 y 3 semanas (a corto plazo) o ser duraderos (crónicos).

Las personas con somnolencia diurna excesiva se sienten cansadas durante el día. Entre los síntomas de los problemas para permanecer despiertos se denominan hipersomnio y son, entre otros: la fibromialgia y el bajo funcionamiento de la tiroides, la mononucleosis y otras enfermedades virales, la narcolepsia y otros trastornos del sueño y la obesidad.

Según Medline, también se pueden presentar problemas cuando no se mantiene un horario constante de sueño y de vigilia, por ejemplo, cuando se viaja cruzando zonas horarias distintas y con trabajos por turnos en horarios rotativos, particularmente por las noches. De hecho, estos trastornos se llaman síndrome de sueño y vigilia irregulares, síndrome del desfase horario, ser poco dormilón por naturaleza (la persona duerme menos horas de lo normal pero no sufre ningún efecto negativo), insomnio paradójico (la persona realmente duerme una cantidad de tiempo distinta a la que cree y trastorno del sueño a causa del trabajo por turnos.

Entre las conductas anormales que interrumpen el sueño, que se engloban bajo el nombre de parasomnio y son bastante comunes en los niños, están los terrores nocturnos, el sonambulismo y el trastrono de comportamiento asociado al sueño MOR (La persona se mueve durante el sueño MOR y puede representar sueños).

Todas estas alteraciones en el ciclo normal del sueño se tratan en el Laboratorio del Sueño, donde se evalúa al paciente durante su etapa del sueño, con pruebas como la polisomnografía, que engloba diferentes exámenes, como electromiagrama, electroencefalograma, electrocardiograma y respiración nasal y abdominal, entre otras evaluaciones.