Los trastornos de la marcha son complejos y necesitan una valoración detallada neurológica. Muchas enfermedades neurológicas y otras debidas a afectación ósea o articular pueden modificar nuestra manera de andar.

Desde la enfermedad de Parkinson a algunas deficiencias de vitaminas como la B12 pueden acompañarse de problemas al deambular. La evaluación debe ser extensa ya que muchas de ellas tienen un tratamiento específico. Lós neurologos trataremos de encuadrar su alteración dentro de este grupo:

  • Ataxia cerebelosa
  • Ataxia frontal de Bruns o apraxia de la marcha
  • Ataxia o desequilibrio vestibular
  • Ataxia sensorial, cordonal marcha tabética o ataxia
  • Claudicación intermitente
  • Hemiatetosis posthemipléjica
  • Marcha a pequeños pasos de Déjerine y Pierre-Marie
  • Marcha anserina  o miopática
  • Marcha antálgica
  • Marchas conversivas
  • Marcha coreica
  • Marcha distónica
  • Marcha espástica
  • Marcha hemiparética
  • Marcha paraparética
  • Marcha paretoatáxica
  • Marcha paretoatetósica o parálisis cerebral tipo Little